juice

Monday, July 24, 2006


CONSTRUYENDO UN LENGUAJE EN EL NIÑO

Este articulo sobre el lenguaje verbal o habla esta destinado a padres y otros interesados en estimular lingüísticamente a infantes y niños, etapas en las que aprenden y se desarrollan bajo la influencia de los padres dentro del contexto familiar, complementándose después su formación con la importante y sistemática labor del maestro, cuando el niño inicia la escolaridad.

El lenguaje verbal o habla, no es una cualidad que viene con el nacimiento, si no que el niño lo adquiere laboriosamente durante la infancia, convirtiéndose en un instrumento importante y fundamental para la comunicación y la actividad cognoscitiva. Enseñar a tu hijo a hablar es como un gran juego que nunca termina, pero es vital importancia que practiques durante sus dos primeros años de vida si no quieres que a la larga tenga problemas.

Tu hijo ha comenzado a decir sus primeras palabras y no puedes evitar sentir una especie de alivio. Llevas meses esperando este momento con impaciencia. Se acabaron para ti las noches de desvelo proa tu niño llora y no sabes que quiere. Sin embargo, no descansas: “¿es normal que hable así?” ¿Por qué no pronuncia bien? Esta bien que surjan dudas. Has comenzado una nueva etapa en el proceso de maduración de tu hijo y, como hasta ahora, tu papel como madre o padre va a ser fundamental. Cada palabra, cada frase o cada gesto de cariño que le dediques a tu hijo durante esta etapa, el lo va a procesar y a guardar para algún día, no muy lejano, responderte, hablarle constantemente y de forma correcta. Puedes comenzar a presentarle los objetos cotidianos, como una mesa, y explicarle para que sirven. Si esta tomando sus alimentos puedes decirle: “tu estas tomando tu leche”. De esta manera el niño- niña se va a ir acostumbrando a que ese alimento que toma tiene un nombre.

En este proceso es donde intervienen mecanismos biológicos y socioculturales, posibilitando y condicionando tal adquisición como un aspecto del desarrollo integral del niño, cabe destacar, por otro lado, que en la sociedad actual, el hablar simplemente no basta, si no que se requiere saber hablar bien y con buena voz, siendo esta calidad importantísima y decisiva para el desenvolvimiento social y la felicidad de la persona en la vida.

Podemos decir que un hombre sin lenguaje verbal es un ser socialmente mutilado, y, cuando hay defectos en esta cualidad, no solo constituye una limitación para el habla, sino también para la vida del afectado, quien moldeado por una “lengua torpe” piensa, obra y vive de manera diferente a los demás, muchas veces postrado y aislado.

Por lo tanto, nuestra misión será tratar de contribuir, en alguna medida, a que no existan niños ni adultos infelices, aislados y rechazados socialmente por causa de un lenguaje verbal defectuoso. Por ella se enfatiza, la importancia crucial que tiene la estimulación del lenguaje durante los primeros años de vida del niño, etapa en la que el crecimiento del cerebro y el desarrollo de las potencialidades del ser humano es máximo, lo cual debe aprovecharse estimulándolo convenientemente y oportunamente.


Hecho por SONIA USCAMAYTA CCUITO

Monday, July 10, 2006

LENGUAJE VERBAL O HABLA DEL NIÑO

Este articulo sobre el LENGUAJE VERBAL o HABLA está destinado a padres, educadores, psicólogos y otros interesados en estimular lingüísticamente a niños en edad preescolar y en inicios de la educación primaria, etapas en las que aprenden y se desarrollan bajo la influencia de los padres dentro del contexto familiar, complementándose después su formación con la importante y sistemática labor del maestro, cuando el niño inicia la escolaridad.
El lenguaje verbal o habla, no es una cualidad que viene con el nacimiento, sino que el niño lo adquiere laboriosamente durante la infancia, convirtiéndose en un instrumento importante y fundamental para la comunicación y la actividad cognoscitiva. Sin embargo, la naturaleza y los mecanismos subyacentes que intervienen en este proceso son aún virtualmente desconocidos debido a su complejidad, constituyendo un gran desafío para los investigadores que tratan de desentrañar, comprender y explicar la adquisición de esta cualidad que es única y exclusivamente humana, tales como el hecho de que los primeros tres o cuatro años de vida del niño son cruciales y trascendentales para tal adquisición, dado que en esta etapa es cuando se producen grandes cambios en el sistema nervioso, dando lugar a una máxima plasticidad cerebral, posibilitando correlativamente con la influencia favorable del entorno, la rápida y óptima asimilación del lenguaje. Pasada esta etapa es bastante difícil y, a veces, hasta imposible superar y/o compensar determinadas deficiencias.
algunas orientaciones importantes sobre la forma como los padres y los maestros deben estimular y ayudar al niño a hablar bien y, también, a adoptar las medidas correctivas pertinentes cuando presentan errores de pronunciación (dislalias) y/o, en el peor de los casos, defectos serios del habla, tales como la tartamudez.
De esa forma, estas orientaciones permitirán, por un lado, a los padres, propiciar un entorno familiar rico y estimulante para el desarrollo del lenguaje del niño, evitando todo aquello que pueda interferir o desviar su adquisición normal. Y, por otro lado, a los maestros, tanto de Educación Inicial como de los primeros grados de Educación Primaria, para seguir estimulando sistemáticamente dicho desarrollo y, además, enfrentar con tino y prudencia los problemas o trastornos del habla que algunos niños presentan en el salón de clase. Aquí es donde el maestro debe saber enfrentar y neutralizar los efectos negativos y traumatizantes de las actitudes críticas y estigmatizantes de los demás niños, rodeando al afectado de un ambiente óptimo y propicio para corregir y superar el problema.
la forma como el niño lo adquiere desde la temprana infancia, destacando en esta etapa la influencia de los padres, especialmente de la madre, con quien el infante establece una relación simbiótica de naturaleza afectiva, constituyendo la "lactancia psíquica" básica o fundamental para su desarrollo.
En este proceso es donde intervienen mecanismos biológicos y socioculturales, posibilitando y condicionando tal adquisición como un aspecto del desarrollo integral del niño. Cabe destacar, por otro lado, que en la sociedad actual, el hablar simplemente no basta, sino que se requiere saber hablar bien y con buena voz, siendo esta una cualidad importantísima y decisiva para el desenvolvimiento social y la felicidad de la persona en la vida.
Abundando, podemos decir que un hombre sin lenguaje verbal es un ser socialmente mutilado. Y, cuando hay defectos en esta cualidad, no sólo constituye una limitación para el habla, sino también para la vida del afectado, quien moldeado por una "lengua torpe", piensa, obra y vive de manera diferente a los demás, muchas veces postrado y expuesto al ostracismo.
Esta es la razón por la que los padres y maestros, pero especialmente los primeros, deben tomar conciencia de su gran responsabilidad en la estimulación lingüística e intelectual del niño, en tanto que la familia es la portadora del primer y fundamental sistema educativo. Aquí es donde se genera el "caldo de cultivo" positivo o negativo y determinante, de alguna forma, del éxito o fracaso en la vida futura del individuo, a la que se complementa la influencia sistemática de los maestros en la escuela y la del medio sociocultural.
Por tanto, nuestra misión será trata de contribuir, en alguna medida, a que no existan niños ni adultos infelices, aislados y rechazados socialmente por causa de un lenguaje verbal defectuoso. Por ello se enfatiza, , la importancia crucial que tiene la estimulación del lenguaje durante los primeros años de vida del niño, etapa en la que el crecimiento del cerebro y el desarrollo de las potencialidades del ser humano es máximo, lo cual debe aprovecharse estimulándolo conveniente y oportunamente.